Iluminación de producto desnudo

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Tutoriales
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Introducción

Casi seguro que si estás leyendo este post es porque, o bien vas adentrarte en la fotografía de producto y tienes un negocio que necesita de imágenes con fondo blanco, o bien porque ya lo has hecho. No cabe duda que éste tipo de fotografía es cara si recurres a un fotógrafo profesional, y puedo asegurarte que es porque lo vale. Sin embargo, es bueno animarse a hacer «tus pinitos».

La primera pregunta que puede surgirnos a la hora de adentrarnos en la fotografía de producto sobre fondo blanco o «desnuda», es cuál elegir de entre los kits de iluminación que nos ofrecen en las tiendas especializadas. El este post me gustaría ayudaros a entender las posibilidades y usos reales de tanto de las tiendas, como de las cajas y mesas de luz, así que voy a hacer una pequeña descripción de cada uno y al final os haré una tabla comparativa, para que seáis vosotros quienes decidáis.

Antes de comenzar sería interesante aclarar algunos conceptos acerca de la calidad y dirección de la luz:

   – Luz dura o dirigida es aquella que se produce cuando la fuente de iluminación es más pequeña que el objeto o sujeto que fotografiamos, generando sombras definidas con transiciones bruscas y con ello incrementando del contraste.

   – La luz suave o difusa es aquella que se produce al contrario, cuando la fuente lumínica es mayor que el objeto, obteniendo así sombras con transiciones sutiles e imágenes más dulces y de contraste bajo.

Caja de luz

Desde luego, si para las fotografías que quieres de tus objetos buscas una luz uniforme, que no tenga sombras, y que quede por completo iluminado, éste es el equipo que tienes que usar. Es decir, la luz que genera este equipo será siempre difusa, al provenir de una fuente siempre mayor que el objeto.

 

Para conseguirla, lo que haremos será colocar dos fuentes lumínicas iguales a ambos lados y excepcionalmente una arriba, ya sean flexos o flashes. Uno de los consejos que os doy es que el equipo sea siempre el mismo, es decir, si compramos bombillas, que sean iguales y a poder ser de Tra de color fría. Y en el caso de los flashes que sean del mismo kit, marca y modelo, ya que con el tiempo se desajustan y la Tra de color sufre variaciones.

 

Tienda de luz

Tanto las cajas como las tiendas de luz nos van a ofrecer unas serie de particularidades que hay que tener en cuenta a la hora de realizar la compra, ya que como he comentado anteriormente, todas las fotografías que realicemos serán con luz suave, es decir, imágenes con poca o ninguna textura. A diferencia de las cajas, las tiendas permiten esconder al máximo la cámara, pudiéndose cerrar completamente y permitiendo introducir la lente por un pequeño hueco. Este detalle evitará que aparezcan líneas negras en nuestro producto, así como nosotros mismos reflejados. Además son rápida y fácilmente desmontables y transportables.  

Para conseguirla lo que haremos será colocar tres fuentes lumínicas iguales en ambos lados y en la parte trasera. También pudiendo ser flash o luz continua. Podemos usar también la luz proveniente de una ventana grande, que situaremos en la parte trasera. Hay que pensar que la tienda siempre nos creará un reflejo difuso presente en toda la superficie del objeto (véase el capó del mini).

Mesa de luz o de bodegón

En este caso estamos hablando ya de una opción profesional, tanto en precio como en complejidad de uso. Las posibilidades ahora se vuelven prácticamente ilimitadas, perdiendo únicamente los posibles juegos con fondos…aunque podríamos realizar la toma desde un lateral aprovechando la base. Es la mejor opción si vas a dar el paso hacia la fotografía de alto nivel, ya que se le considera como un elemento indispensable en cualquier estudio. Por tanto, será necesario el uso de flashes para conseguir una calidad de luz profesional y controlada, creando esquemas de iluminación ajustados a cada una de las características de los productos que fotografíes.

No tendremos, eso sí, una movilidad total, porque una vez montada será casi para siempre, y os puedo asegurar que ocupa espacio. Pensad que para la mesa, los flashes y la cámara necesitaremos al menos un espacio de 3×4 metros.

Tabla comparativa

Consejos comunes

Usa siempre trípode y mando disparador.

Balance de blancos manual con color checker o carta de grises.

Uso de luces iguales para evitar diferentes Tras de color

Limpiar a conciencia siempre el objeto

Cuidar la composición

Usar diafragmas cerrados (entre f/9 y f/11)

Conclusión

Como habéis visto, cada una de ellas tiene unas características diferentes, pudiendo elegir lo que más se ajuste a vuestras necesidades, sin embargo el uso de material profesional y flashes de estudio harán que la calidad de nuestras fotografías aumente, incluso con cámaras de gama amateur.

Así que mi consejo es que penséis que es lo que vais a fotografiar primero, y las características que tiene; si son objetos que aguanten sin problemas la iluminación suave, podéis optar por la caja o la tienda, pero si vais a objetos más complejos os recomiendo las mesa.

Deja una respuesta