La vida útil de una cámara de fotos

La vida útil de una cámara de fotos

Sabías que todas las cámaras fotográficas, tanto las réflex como las sin espejo, tienen una vida útil. Efectivamente, tal y como lees algún día tu cámara pude hacer la última foto y no volver a funcionar. Pero sabes qué elementos son los más delicados y hasta cuánto tiempo pueden durar. No te preocupes, en el artículo de hoy te lo contamos todo para que puedas saber lo necesario sobre la vida útil de una cámara de fotos. 

Elementos delicados

Las avanzadísimas cámaras fotográficas de hoy en día cuentan con un montón de tecnología para que fotógrafos amateurs y profesionales puedan exprimir sus equipo hasta límites insospechados. Su rapidísimo y eficaz enfoque, sus rápidas velocidades de obturación, sus potentes procesadores, sus increíbles ráfagas y muchas ventajas más, son sin duda todo un aliciente para aquél que busque algo más en la fotografía.

Pero todas estas implementaciones tecnológicas, tienen un coste. Y no nos referimos a los euros que te vas a gastar al comprarla (que también). Nos referimos a la otra cara, la de las averías mecánicas y electrónicas que nos pueden causar un buen disgusto o dejar a medias en un trabajo. 

Normalmente, hay varios elementos de la cámara más susceptibles de romperse por un uso normal (sin golpes ni nada de eso, claro está). El motor de carga del obturador, el estabilizador de imagen, las placas de funciones, el sensor o las baterias son algunos de los elementos que pueden dejar de funcionar de un día para otro. Algunos tienen un menos coste de sustitución, como una simple batería de litio. Otras partes en cambio, son mucho más costosas y harán que te plantees se reparar tu cámara es rentable o te conviene comprar una nueva. Es el caso del sensor por ejemplo, en función del modelo te merecerá la pena repararlo o no. 

Pero sin duda alguna, el elemento que más sufre y el que marcará la vida útil de una cámara de fotos es el obturador.

El obturador, el corazón de la cámara

Como sabes, el obturador se trata de una pieza mecánica ubicada en el interior de la cámara de fotos, delante del sensor en las cámaras réflex y sin espejo. Es el encargado de controlar el tiempo que le llega la luz al material fotosensible (sensor o película).

El obturador es el corazón de tu cámara y marcará la vida útil de esta mediante el número de disparos. Foto: Álvaro Alonso

Cada vez que tomemos una foto, el obturador se abrirá y se cerrará durante el tiempo que le hayamos marcado, lo que se conoce como velocidad de obturación. Por lo tanto, cada vez que disparamos hacemos funcionar a esta delicada pieza mecánica compuesta normalmente por varias láminas metálicas.

Pero todos los fabricantes, aunque no lo hagan de una forma muy clara en sus webs, garantizan una vida útil de número de disparos u obturaciones. Este componente, será por tanto el que marque la esperanza de vida de una cámara de fotos. Aunque no es un número exacto, es bastante orientativo. Aunque muchas veces, el fabricante da valores más bajos para curarse en salud. Pero es algo que debes tener en cuenta. Sobre todo cuando por ejemplo, compres una cámara de segunda mano. 

¿Cuántos disparos aguanta un obturador?

Pero tranquilidad. Si usas tu cámara de fotos sólo por afición, seguramente te pueda durar toda la vida. Los modelos más sencillos pueden aguantar desde 100.000 disparos hasta los 500.000-750.000 que pueden aguantar los de las cámaras de más alta gama. 

Si bien es cierto que un fotógrafo profesional puede efectuar en un año más de 100.000 disparos, es raro que alguien que la utilice a modo de hobby realice más de 20.000 fotos en un sólo año. 

Como decíamos antes, no hay un número exacto en el que el obturador de determinado modelo de cámara deje de funcionar. Todos los números que nos den los fabricantes son meramente orientativos. Pero existe una web muy útil, en la que puedes buscar tu modelo de cámara. En base a la información que han ido aportando otros usuarios, encontrarás un diagrama de barras en el que podrás ver aproximadamente la vida útil de la cámara de fotos que busques. Puedes buscar tu modelo directamente aquí.

En la web que lleva desarrollando desde hace muchos años el fotógrafo Oleg Kikin podemos ver la experiencia sobre la vida de las cámaras de otros usuarios. En el gráfico podemos ver que el 70% de Canon 5D Mark III siguen vivas entre los 500.000 y el millón de disparos. De los obturadores más fiables del mercado.

Y ahora te quedas pensando: ¿Cuántos disparos tiene la mía? Pues bien, averiguar este número mágico es mucho más sencillo de lo que parece. Tan fácil como hacer una foto, pasarla al ordenador y cargarla en esta web. Nos dirá el número exacto de disparos que llevamos. Muy útil además de para conocerlo, para adjuntar este dato a la hora de vender tu cámara. 

El precio de la reparación de un obturador

Esto es bastante variable en función de marca, modelo, país en el que se quiera llevar a cabo la reparación, etc… Pero para que te puedas hacer una idea aproximada, sólo la pieza puede costar entre 250€ y 350€. a eso habría que sumarle la mano de obra de la reparación y los impuestos.

Por lo que cambiar un obturador podría costar unos 400€ aproximadamente. Como te decimos es sólo un precio orientativo fruto de nuestra experiencia. Eso si, al cambiar el obturador si la cámara ha tenido un buen uso y no se ha llevado golpes nos puede durar muchos años más.

La ráfaga y el time lapse, los peores enemigos de tu obturador

Los obturadores se ven sometidos a una gran actividad cuando tomamos fotografías. Pero sin lugar a dudas existen dos formas de disparo que acortarán la vida de tu obturador, así que utilízalos sólo cuando sea necesario y no abuses de ellos.

Ráfaga

Este modo que tanto se utiliza cuando realizamos fotografía deportiva o fotografía de fauna es capaz de capturar muchísimas fotos por segundo, sometiendo al obturador a un trabajo incesante. Potentes cámaras profesionales como la Sony A1 o la Canon R3 son capaces de tomar hasta 30 fotos por segundo. 

Pero esta sobrecarga de trabajo para el obturador termina pasando factura y normalmente, cuando se abusa mucho de este modo, esta delicada pieza con varias palas metálicas termina averiándose antes. 

En la web Camera Shutter Count podrás ver los disparos que llevas con tu cámara. La ráfaga y los time lapse los aumentará de forma exponencial y castigarán mucho más el obturador.

Time lapse

Los time lapse nos tienen a todos enamorados. Ver una puesta de sol completa en tan solo cinco segundos, el movimiento de las nubes sobre las montañas o el movimiento de la vía láctea a lo largo de una noche completa es algo apasionante. Nuestros ojos no están acostumbrados a ver de esa manera la realidad y por tanto nos llama muchísimo la atención.

Pero ten cuidado cuando realices estos bonitos montajes, pues al igual que con las ráfagas, vamos a someter al obturador a un nivel elevado de trabajo. Para hacer un time lapse de la vía láctea y el cielo moviéndose durante la noche, quizá necesitas fotografiar durante unas 6 horas. Si las fotos las tomas de 20 segundos de exposición sin descanso entre foto y foto, esto sumaría un total de 1080 fotos. Si te aficionas a los time lapses harás muchas fotos y tu obturador trabajará sin descanso, lo que causará que este componente dure mucho menos.

La batería

Pese a que la batería es un elemento externo a la cámara y es muy sencillo de sustituir y bastante asequible, es una pieza esencial en su funcionamiento. Por mucho que el resto funcione a la perfección, si la batería falla no habrá cámara. Por eso es fundamental que la cuides para alargar su vida y poder tomar muchas más fotos con ella. 

Cómo cuidar la batería de la cámara de fotos

Lo básico que debes saber sobre éstas, es que las temperaturas extremas le afectan muchísimo. El fría ocasionará que dure mucho menos y el calor la sobre calentará y puede hacer incluso que explote. Así que no dejes la cámara por ejemplo, expuesta al sol dentro del coche y trata de guardarla en lugares frescos y secos. 

Si por el contrario, te vas a ir a un clima muy frío a sacar fotografías, lleva las baterías de recambio dentro de tu abrigo, pegadas al pecho o a una zona cálida del cuerpo. Si no, cuando se te gaste la primera y saques otra de la mochila, quizá te lleves una sorpresa y no le quede nada de carga pese a no haberse utilizado.

Es importante también que no la sobrecargues. Eso de dejarla cargando toda la noche o el día completo no es buena idea. La sobrecarga es muy dañina para las baterías de litio y conseguirá que tu batería vaya perdiendo su capacidad hasta que un día no sea capaz de dar más energía. 

Consejos para alargar la vida de tu equipo fotográfico

  • El sol directo puede dañar el sensor, así que no es muy recomendable exponerlo de forma directa al sol o tomar muchas fotografías en las que aparezca el astro rey. 
  • No abuses de la ráfaga y de los time lapses para alargar la vida de tu obturador.
  • Si vas a estar un tiempo prolongado sin usar tu equipo retira baterías y tarjetas de memoria. De vez en cuando coloca la batería y hazla funcionar por unos segundos o minutos para que se mantenga en perfecto estado. 
Cuidar bien tu equipo fotográfico te permitirá disfrutar por mucho más tiempo de tu hobby. Foto: Rawpixel/ Freepik
  • Evita cambios de temperatura bruscos tanto para el bienestar de tu cámara como para el de tus objetivos. Esto evitará la condensación dentro de éstos. Cuando te encuentras en un clima frío y haces un cambio brusco de temperatura, por ejemplo a un bar o a una casa la humedad que está en el aire se condensará. Al igual que sucede con unas gafas de vista. Para evitar esto, introduce tu equipo en una bolsa plástica hermética y deja que se atempere como una hora antes de sacarla en ese lugar cálido. 
  • Si viajas, mantén tu cámara contigo. No es buena idea llevarla en maletas facturadas por varias razones. La primera y más obvia es el trato que le dan a este equipaje las compañias aereas. Golpes indeseados que pueden dañar nuestro equipo. El frío que hay en la bodega de los aviones y los cambios drásticos de temperaturas que pueden sufrir son también fatales. Por último, si pierden tu maleta, aunque sea solo dos días, serán dos jornadas en ese destino de ensueño en el que no podrás tomar ni una fotografía. 

Deja una respuesta