El Balance de Blancos

El Balance de Blancos

¿Como Ajustarlo?

Para saber como ajustar correctamente el balance de blancos, debemos tener en cuenta las diversas fuentes de luz existentes que podemos usar al momento de hacer fotografías.

Las luces modificadas o creadas por el hombre como los bombillos, lámparas y todos sus derivados, son conocidas en la fotografía como luz artificial. El flash de la cámara por ejemplo, es uno común que puede usarse para contrarrestar exceso de calidez en fotos.

Dicho esto, para el balance de blancos tomamos como referencia la luz del sol en su punto más cenital, es decir las 12 del día. Esto se debe a que es la luz que nos da el blanco más exacto sobre los colores y su valor es de 5500 Kelvin.

Ajuste correcto del balance de blancos

Para hacer el ajuste correcto del balance de blancos en nuestras cámaras, debemos primeramente definir y conocer bajo qué luz vamos a trabajar. No es correcto llevar el balance a un blanco neutro si vamos a usar una luz amarilla (cálida), por ejemplo.

En la escala de valores de luces, como ya mencionamos, el tono neutro conocido es de 5500 Kelvin. Este valor en las cámaras nos da la tonalidad más cercana al blanco neutro.

Valores colocados sobres 5500 Kelvin, nos van a dar tonos más fríos. Mientras que valores más bajos, van a hacer nuestros colores más cálidos.

Por eso, podemos decir que el ajuste correcto universal a blanco no es necesariamente un número fijo. Esto a menos que siempre trabajemos en interiores, con productos de mercadeo o para fines corporativos.

Los trabajos en interiores deben ser expresados de manera fiel al color resultante, sin correr con ningún tipo de alteración. Esto es debido a que la percepción por parte del espectador debe ser exacta, no hay espacios para expresiones artísticas en estos casos.

Para lograr eso, fijamos nuestro balance de blancos colocando una cartulina blanca frente al objetivo de la cámara como elemento a fotografiar.

Luego de esto vamos aumentando o disminuyendo en los ajustes de valores de la opción “Ajuste de blancos” hasta llegar a los 5500 Kelvin o el tono de blanco correcto.

Modo automático

Hay opciones de la cámara en el menú de “Balance de Blancos” que nos brinda cierto valor predeterminado e incluso nos da la opción de reconocimiento automático. Esto más que todo es para cuando trabajas en lugares cerrados o tenemos cámaras fijas en estudios.

Aquí la opción más rápida y efectiva es tener una cartulina de color blanco, una pared o cuadro en el estudio de color blanco neutro al que no le demos otros usos. Enfocamos este elemento y la damos a la opción de balance de blancos automático.

Esto llevará nuestra cámara al número exacto más cercano a 5500 Kelvin para lograr un blanco neutro. Podemos hacerlo de esa manera con las luces del estudio encendidas, tanto la iluminación constante que usemos, como el set de luces con el cual nos dispongamos a trabajar, siempre tomando en cuenta que tengan la misma intensidad lumínica.

Hay una serie de valores predeterminados en nuestras cámaras para entornos de uso frecuente o comunes, si se quiere. La gama de valores más recurrentes que vamos a encontrar en diferentes menú de “Balance de Blancos” son:

  • Incandescente
  • Fluorescente
  • Luz directa del sol
  • Nublado
  • Flash
  • Opaco
  • Tipo colores temporales.

En la opción de tipo de colores temporales podemos entrar y ver que se despliegan ciertas opciones adicionales. Aquí podemos crear perfiles de acuerdo a diferentes características, basándonos en nuestro criterio de acuerdo a la luz de los lugares más frecuentes y horas del día donde hacemos fotografías.

Al encontrarnos en algún lugar con estas características, simplemente seleccionamos una de estas opciones y la cámara va a hacer un balance de blancos automático.

Modo manual

Al hacer el ajuste de balance de blancos manual, podemos dar a nuestras fotografías o videos unas características más personales y artísticas. Podemos variar de acuerdo al resultado que queramos obtener en nuestro trabajo fotográfico.

Igualmente, podemos jugar con el balance de blancos usando filtros colocados en nuestro objetivo, o directamente objetivos que cumplen ciertas características de brindar tonalidades determinadas en la escala de colores.

Podemos hacer un balance automático de blancos la escala neutra conocida de 5500 Kelvin. Además, puedes usar los filtros en el objetivo para dar otras tonalidades al resultado fotográfico, o iluminando directamente el objeto o sujeto que vamos a fotografiar.

Este balance de blancos predeterminado combinado con juegos de luces nos va a dar excelentes resultados.

Al hacer trabajos en exteriores debemos saber que hay horas del día con tonos cálidos, neutros, fríos, y la noche. Esta diversidad de tonos nos obligan a variar nuestro balance de blancos al momento de hacer exteriores.

Temperatura del color y balance de blancos

Es necesario tomar en cuenta que la temperatura del color y balance de blancos son determinantes en los resultados fotográficos finales. Es por ello que conocer los tonos cálidos y fríos referentes a la teoría de color es extremadamente importante.

Si bien no a profundidad, al menos debemos manejar lo que son tonalidades frías y tonalidades cálidas. Esta va a ser la base de tener un buen balance de blancos en nuestras fotos al momento de buscar un óptimo resultado.

De acuerdo a la luz que usemos, bien sea artificial o natural, varían las características y usar el mismo balance de blancos de nuestra cámara para todo tipo de trabajo no es ideal. Si mantienes el mismo balance de blancos, se va a ver reflejado en las tonalidades o colores resaltantes de nuestro trabajo. Únicamente podemos pasar un poco por alto el balance de blancos al momento de trabajar fotografías en blanco y negro, pues el balance en este caso corre por cuenta del diafragma.

Deja una respuesta